Ir A Todos Los ConciertosIr a portada


Manitoba

 

MANITOBA
Huesca, Sabado 12 de Abril del 2003
Sala Jai Alai

Después de escuchar el viaje psicodélico que es "Up In Flames", el segundo disco de Manitoba, su concierto en la Sala Jai Alai de Huesca se convirtió para nosotros en una cita ineludible.

Pese a haber sido encasillado en el cajón de la indietronica, el proyecto del canadiense Dan Snaith se desmarca de dicha etiqueta con "Up in Flames", una incandescente mezcla entre lo mejor de Boards of Canada y la desquiciada psicodelia de Gorky's Zygotic Mynci que pasa por parajes cercanos a los frecuentados por Jason Pierce al frente de Spiritualized y que recuerda especialmente a los viajes bañados en ácido de los magníficos dos primeros discos de Mercury Rev.

Con estos antecedentes el concierto de Manitoba se convertía en un verdadero dilema para nosotros, ¿Íbamos a ser testigos de una actuación apoyada en la electrónica o, por el contrario, nos íbamos a encontrar con una banda de rock sobre las tablas?. Poco después pudimos comprobar que lo que Dan Snaith y sus dos secuaces ofrecieron al público en su gira por varias ciudades de España fue un salvaje show donde el brutal sonido de dos baterías mandaba, eso sí, apoyado en las fascinantes bases electrónicas de este geniecillo canadiense además de en guitarras, flautas o xilófonos.

Por si la hipnosis a la que son capaces de llevarte sus canciones no fuera suficiente, Dan Snaith y sus dos acompañantes ofrecieron un verdadero espectáculo, cercano a la concepción del directo de The Flaming Lips, por un lado aparecieron uniformados y ocultando su personalidad con caretas de oso y por otro proyectaron unas alucinadas filmaciones totalmente sincronizadas con la música y relacionadas temáticamente con su fantástico universo.

Después de dar un repaso a la totalidad de “Up in Flames”, Manitoba se despidieron, ya sin caretas, de la audiencia dejando una sensación en los presentes de haber vivido sin duda uno de los mejores conciertos del año.

   


Manta Ray

 

MANTA RAY
Zaragoza, Sabado 29 de Marzo del 2003
Sala La Casa del Loco

Manta Ray recalan en Zaragoza con motivo de la ambiciosa gira de presentación de “Estratexa”, la cual les está llevando por toda España y parte del continente europeo. Se trataba de la octava fecha de la misma, la cuarta si nos remitimos al territorio español (antes ya habían pasado por Moscú y varias ciudades portuguesas) y la expectación en la sala zaragozana era más que notable.

Con una disposición de los instrumentos muy cercana al público (incluso la batería de Xabel estaba alineada con la maquinaria de sus compañeros), el grupo parecía querer tener a los asistentes al evento lo más próximos posible, quizá con el objetivo de crear una atmósfera más acogedora.

El concierto comienza con “Take a Look”, el tema que abre “Estratexa”, según parece José Luis García y sus camaradas van a ceñirse al guión del disco, dejando pocos momentos a la improvisación, y vaya si lo hacen, demuestran que la contundencia y violencia que reflejaron en el álbum se transmite mucho mejor desde un escenario, amparada en una batería y unas guitarras que suenan realmente atronadoras. Más tarde, a lo largo del concierto, se van alternando los temas viejos como “Rita”, “La vida continua (zu gabe)” (ambas extraidas de “Esperanza”, su anterior y más preciosista álbum), “Suspicion” (de “Pequeñas Puertas Que Se Abren y Pequeñas Puertas Que Se Cierran”, el disco más experimental, si es que eso se puede decir, de los asturianos) o “Crazy Town” (contenido por su debut homónimo) con un exhaustivo repaso a las canciones del disco que venían a presentar, de las cuales interpretan “Ebola”, “Añada”, “Asalto”, “Rosa Parks”, “Qué Niño Soy” y “Estratexa” sin olvidar “Monocromo”, contenido en el último recopilatorio del sello Acuarela.

Cuando el grupo abandona el escenario queda en el que suscribe la sensación de haber sido vapuleado, maltratado y golpeado con la manipulación sonora que los asturianos son capaces de desarrollar con sus instrumentos, y, además desear imperiosamente una nueva descarga sónica.

Los deseos en ocasiones se cumplen y, esta es una de ellas, la banda sube de nuevo al escenario para atacar en dos bises, las que quizá sean las canciones más carismáticas del grupo, “Adamo”, “Cartografíes” y “Sol”.

Manta Ray abandonan el escenario después del trabajo bien hecho, demostrando que son uno de los grupos con mayor nivel, ya no nacional, sino del ámbito internacional.

   

La Muñeca de Sal

 

 

LA MUÑECA DE SAL
Zaragoza, Viernes 28 de Marzo del 2003
Sala La Lata De Bombillas

Un día lluvioso en Zaragoza precedió a la celebración del concierto, quizá la melancolía que siempre supone la llegada de las tormentas supuso una buena inspiración para los chicos de La Muñeca de Sal, que, pese a acudir a la cita diezmados por la falta de uno de sus componentes, demostraron desde el primer momento del concierto su capacidad para transmitir sensaciones.

Los cuatro integrantes presentes en la capital aragonesa subieron al escenario con una seriedad especial, sabiendo que la música que ellos realizan necesita que tanto oyentes como practicantes permanezcan los más concentrados que sea posible, dispuestos a dejarse llevar por las variaciones y las melodías.

Sin esas condiciones es muy difícil que el público llegue a ser seducido por esta propuesta, pero, esta vez hubo suerte y tanto audiencia como interpretes consiguieron crear una magia especial en el ambiente, gracias a la cual la banda fue capaz de transportar a los presentes a los más diversos parajes emocionales.

Para ello, más que encarar el concierto como una suma de canciones, el grupo lo afrontó como un todo global. De este modo consiguieron una atmósfera muy homogénea a lo largo de todo el set, quizá con los puntos álgidos que son la preciosa “La Alfombra Mágica” y la contundente “Café 3”.

La Muñeca de Sal demostraron que sin necesidad de tocar a un volumen muy alto se puede llegar a ser contundente e incluso intenso.

   

Parker And Lily

 

 

PARKER AND LILY
Zaragoza, Jueves 3 de Febrero del 2003
Sala La Casa del Loco

Parece que los de Nueva York quieren hacer esperar a un público más numeroso de lo habitual. Se oyen comentarios entre el respetable acerca de lo aparroquiada que está la sala, quizá tenga algo que ver con el patrocinio del concierto por parte de la revista Rockdelux.

El dúo formado por Parker Noone (voces, guitarra) y Lily Wolfe (órgano) venía acompañado por otra teclista para presentar su segundo disco "Here Comes Winter", editado este año en España por el sello Houston Party Records.

Las dulces melodías que logran tejer con sus órganos, junto a los arreglos de guitarra con que hacen madurar las canciones, hacen resaltar la ronca voz de Parker Noone. Con todos estos factores el grupo presenta un sonido que ha sido definido por algunos como triste y poético al mismo tiempo y que consigue transmitir la melancolía más absoluta a los asistentes al evento.

El público sabe admirar la labor de estos artesanos del pop que nos recuerdan a los venerados Galaxie 500 por la facilidad que demuestran para evocar la tristeza o, a The Magnetic Fields, por su sonido.

Después de poco más de una hora, el grupo se despide con un bis y es despedido con una gran ovación. Han logrado convencernos de la calidad de su propuesta. Tras esta gira por ocho ciudades españolas esperemos que el grupo haya ganado muchos seguidores y pronto volvamos a tener noticias suyas.

   

Tokyo Sex Destruction

TOKYO SEX DESTRUCTION
Zaragoza, Viernes 24 de Enero del 2003
Sala Arrebato

Los cuatro integrantes de Tokyo Sex Destruction suben al escenario, uniformados con corbatas rojas y ropas de un negro riguroso; la sala, a reventar, les ha brindado un buen recibimiento. Parece ser que la banda ha despertado una gran expectación entre el público zaragozano.
Los de Vilanova vienen a la Sala Arrebato a presentar su álbum "Le Red Soul Comunitté" (Bcore, 2002) en el que demuestran que punk y soul pueden convivir en un mismo grupo y, lo que es mejor, que de su mezcla se obtiene un sonido abrasivo.

Atacan el primer tema y, desde el primer momento, sabemos lo que nos vamos a encontrar: cuatro auténticas bestias sobre el escenario. Enseguida consiguen meterse al público en el bolsillo. Seguramente nunca les cueste demasiado, con una actitud así no es fácil resistirse.

Las canciones van pasando y, la única cuestión que el grupo deja en el aire, es cuánto tiempo podrán aguantar el ritmo vertiginoso que han impuesto al concierto, en el que prácticamente no hay un paréntesis entre canciones que permita a público y músicos un merecido descanso.

Si algo te dejan claro estos chicos después de verlos en directo es que han nacido para subirse al escenario. Con su mezcla de hardcore y soul y su actitud, entre Jon Spencer Blues Explosion y James Brown, consiguen poner en pie al público más reticente.

Anteriormente, la banda Zaragozana Haikus había demostrado por enésima vez que es uno de los grupos con mayor proyección de la escena del post-rock español.
Ir A Todos Los ConciertosIr a portada