Ir A Todos Los ConciertosIr a portada


 

CLEM SNIDE + ANDREW BIRD
Madrid, Viernes 20 de Febrero de 2004
Sala Moby Dick

La madrileña Sala Moby Dick fue la encargada de acoger la tercera fecha en España de la gira europea de los norteamericanos Clem Snide.

El papel de telonero, al igual que en el resto de sus actuaciones en el continente, recayó sobre Andrew Bird, compañero de Clem Snide en el sello francés Fargo Records además de activista de la escena de la ciudad de Chicago (compruébenlo echando una ojeada a los créditos de los discos de Squirrel Nut Zipers, Sinister Luck Ensemble o The Handsome Family).

El norteamericano aprovechó la coyuntura para presentar, en formato de multiinstrumentista y desde la soledad que este factor supone, su último disco hasta la fecha, el reciente “Weather Systems”.

Su actuación terminó, de este modo, por resultar realmente interesante, gracias a la belleza de las canciones que dan forma a su repertorio (la mayor parte de ellas extraídas de su último trabajo) y a su manera de interpretarlas; tejiendo un colchón sonoro a partir de distintas líneas superpuestas, deleitándonos con su manejo del violín, su dominio del arte de silbar y una preciosa voz que mira de reojo el legado de Jeff Buckley.

Tras su actuación llegó el turno de los protagonistas de la noche, unos Clem Snide que tenían difícil la labor de superar lo ofrecido en los minutos previos sobre el escenario. Sin embargo, desde el momento en el que atacaron, con sus ya clásicas corbatas al cuello, los primeros acordes de su actuación, el veredicto quedó claro, la victoria era suya.

Más bromistas que en anteriores visitas, Clem Snide ofrecieron un set contundente, sostenido por un eje central en el que no faltaron “I Love The Unknown”, “Ice Cube” o “Joan Jett Of Arc” ni una dedicación de “War Pigs” a Bush y Aznar.

Aunque con un sonido más rock que en sus discos, Clem Snide no perdieron ni un ápice de su personalidad, quizá por la preciosa voz de Eef Barzelay o bien por conservar la adorable excentricidad que derrochan en estudio. Prueba de ello las versiones escogidas para la ocasión, de Christina Aguilera a Lou Reed sin despeinarse ni derramar una gota de credibilidad.

Clem Snide nos recordaron lo que ya sabíamos, son una de esas bandas americanas de segunda línea que ya han hecho meritos y canciones para estar en lo más alto.

   


 

SPIRITUALIZED + MEW + CHUCHO
Madrid, Viernes 28 de Noviembre de 2003
Sala Aqualung

La cuarta jornada del Festival Wintercase 2003 dejo una cosa patente, tenemos un claro síntoma de inferioridad, es la única explicación achacable a relegar a Chucho a meros teloneros de Mew.

Por esta razón fueron muchos los que no pudieron comprobar como Chucho abrían la noche, con una actuación similar a la ejecutada veinte días antes en el Festival Tanned Tin, pero envueltos por un marco más propicio.

Un nuevo repaso al loable cancionero de la banda liderada por Fernando Alfaro salpicado por canciones de reciente cuño, las que darán forma a “La Mente Del Monstruo”, su próximo EP ya en el sello Sinnamon Records.

Tras ver como un malhumorado Alfaro dejaba el escenario - la organización decidió que había acabado su tiempo antes de que él lo creyera conveniente – aparecieron sobre la tarima los daneses Mew.

Su propuesta, entre Muse y HIM (los del rock gótico), no supo convencernos. Mientras que los gritos de su cantante resultan una chirriante mutación entre la voz de Jeff Buckley y el cantante de Sigur Ros, el resto de componentes del grupo se entretienen con una inofensiva muestra de épico metal gótico salpicado por unas proyecciones que resultaron lo más entretenido de su actuación. Inofensivos.

El verdadero plato fuerte de la noche fueron unos Spiritualized en estado de gracia, con un concentrado Jason Pierce manejando, desde el mástil de su guitarra, una actuación en constante e imparable subida hacia el infinito.

La música de Spiritualized (y anteriormente de Spacemen 3) es emocional desde su concepto, Jason Pierce lo sabe y concibe el directo como una ocasión única e irrepetible, si además, sabe rodearse de una banda cualificada, inspirada y totalmente integrada en el proyecto, el resultado es una actuación magistral, memorable.

La mejor actuación que estos ojos y oidos han podido presenciar en mucho tiempo, con unos Spiritualized, de nuevo, en su mejor momento.

   


 

GORKY'S ZYGOTIC MYNCI + TACHENKO
Zaragoza, Sábado 7 de Enero de 2004
Sala La Casa del Loco

Después de una larga y sólida carrera que incluye nueve discos de estudio y un incontable número de conciertos, Gorky’s Zygotic Mynci han lograda asegurarse una amplia afluencia de público a todas sus actuaciones. Su cita en Zaragoza no fue la excepción y, una vez más (era su tercera visita a la ciudad), consiguieron acaparar la atención de los usualmente perezosos aficionados de la urbe.

Los miembros del grupo galés demostraron ser animales de costumbre y repitieron puesta en escena con respecto a su anterior visita. Así, Euros Childs construyó un habitáculo, con teclados y amplificadores como paredes, desde el que oficiar la ceremonia, sus compañeros se dispusieron a su alrededor y una iluminación correcta y poco ávida de protagonismo generó un ambiente sencillo y acogedor.

Pese a que la excusa en esta ocasión era el reciente “Sleep / Holiday”, un disco en el que Gorky’s Zygotic Mynci parecen haber optado por llevar a un primer plano su lado más sensible, relajado y campestre, la actuación se centró en el hipnótico frenesí que emanan composiciones como “Poodle Rockin’”, ese que les emparenta a Robert Wyatt o a unos Stereolab asilvestrados.

Teniendo en cuenta lo poco respetuoso de un público capaz de estropear cualquier actuación con sus conversaciones, los hermanos Childs y su séquito optaron por lo correcto, ahogar los diálogos con su música y, de paso, ofrecer una actuación soberbia en la que no faltaron ni las excentricidades de Euros, ni sus composiciones más carismáticas, ni los temas con más gancho de su último álbum.

Anteriormente, los prometedores Tachenko habían abierto la noche dejando patente que lo suyo sigue el rumbo que algunos de sus miembros iniciaran años atrás al frente de los extintos El Niño Gusano y ratificando, con nuevas canciones que, su cada vez más próximo debut va a pillar desprevenido a más de uno.

   


La Buena Vida

 

LA BUENA VIDA
Zaragoza, Sábado 13 de Diciembre de 2003
Sala La Casa del Loco

Ocho años y varios discos después de pisar los escenarios de Zaragoza por última vez, La Buena Vida fueron los encargados de recordar que su anterior visita había coincidido con la victoria de la Recopa del Real Zaragoza (¡qué tiempos aquellos!), Irantzu, Mikel y compañía volvían a la capital aragonesa. Ocho años en los que el grupo donostiarra había acumulado tantos seguidores como para lograr un notable y poco acostumbrado lleno.

Con su formación habitual, La Buena Vida dieron fe de que su pop sentimental y atemporal no tiene nada que envidiar en directo al sonido de sus álbumes. Sólo cuando la voz de Mikel no se oía (inevitables y fugaces problemas de sonido) y por el, previsible sin embargo, hecho de contar con los arreglos pregrabados, pudieron encontrarse “peros” a su delicada actuación.

La Buena Vida presentaron casi todas las canciones de su nuevo “Álbum” (Sinnamon Records, 2003): “Lo Que Dicte El Corazón”,, “Hh:mm:ss”, la preciosa “Rumbo A...”, o las ya conocidas “Un Actor Mejicano” y “Los Planetas” fueron algunas de las que sonaron. Pero no dejaron de complacer a un excesivamente, en ocasiones, entregado público que pedía incesantemente otras como “Magnesia” o “Guillermine”, ambas ya en los bises.

Destacaron algunas de sus mejores composiciones hasta la fecha, la mencionada “Magnesia”, la más coreada “Qué Nos Va A Pasar”, la reciente “Nada Debería Fallar” o la emblemática “Malas Cosas Bien Dispuestas”, donde la cotidianeidad de sus historias se puso en boca de todos los asistentes.

La Buena Vida son considerados uno de los grandes grupos del panorama estatal y no les faltan motivos. Conciertos como éste son suficientes.

   


Nacho Vegas

 

NACHO VEGAS Y LAS ESFERAS INVISIBLES
Zaragoza, Sábado 15 de Noviembre de 2003
Sala La Casa Del Loco

La segunda comparecencia de Nacho Vegas en solitario en Zaragoza se mostraba como una cita ineludible en un sábado en el que la lluvia parecía ya incansable sobre el asfalto. Atrás quedaban los tiempos de “Seis Canciones Desde El Norte”, donde contaba con la colaboración de Aroah y que había supuesto su anterior visita a la ciudad. Era el turno ahora de lo aristocrático de unas “Canciones Desde Palacio”.

Con la ayuda de sus músicos habituales: Jairo Moreno (bajo), Manu Molina (batería), e Iker Gonzalez (guitarra y teclado), Nacho Vegas salió al escenario para abrir sus cajas de música y hacerlas resonar. Y dicho y hecho

“Noches Árticas”, primero de los temas de su segundo álbum (“Cajas de música difíciles de parar”), fue el encargado de abrir el recital. Comenzaba así un breve recorrido por la ya extensa trayectoria del gijonés que le llevaría a mostrar todas sus facetas conocidas.

Hubo momentos para el recuerdo de algunos de sus primeros temas (“Al Norte del Norte”, “El Ángel Simón” en una curiosa versión) y presentó su mucho más reciente “Canción de Palacio #7”, desplegando así la alfombra roja y abriendo las puertas de la mansión. No faltaron, por supuesto, sus ya habituales “En La Sed Mortal” o “El Jardín de la Duermevela” que protagonizó, en forma de bis y precedida por “La Canción de la Duermevela” (más intensa que nunca), uno de los momentos más brillantes del concierto. Pero el ex-Manta Ray sorprendió, sobre todo, al interpretar “El Fulgor”, canción incluida en el trabajo del mismo nombre del realizador Ramón Lluis Bande.

Nacho Vegas sigue afianzando su cada vez más amplio cancionero y de paso aumentando su poder de convocatoria. Actuaciones como esta son algunos de los motivos.

   
Ir A Todos Los ConciertosIr a portada