Observando la distancia entre vuestras dos referencias hasta la fecha y, el tiempo transcurrido desde vuestra última maqueta hasta la publicación de “The Only Thing That Shines”, da la impresión de que queréis hacer las cosas con tiento. ¿A qué se debe este sigilo?

Es nuestra forma de trabajo. Nos lo pensamos todo, a veces demasiado. Simplemente no queremos quemarnos y necesitamos tiempo para crecer, para saber a ciencia cierta quienes somos en realidad, eso es difícil; muchas bandas creen que saben quienes son y en realidad no tienen ni idea, algún día se miraran al espejo y dirán “¿Quiénes son esos?.”

Creo que el disco resulta uniforme por la sensación de desgarro emocional que transmiten todas las canciones. ¿Era ese vuestro objetivo al grabar “That Creepy Hope On Love”?

Pues sí, esa monotonía estaba planeada. Creo que es un “disco-refugio” en el que te puedes quedar durante una hora más o menos, sumergido en un estado, en el estado que a ti te sugiera, que seguramente será diferente del que le sugiera a otro. Creo que es un disco para escuchar del tirón, un disco que te obliga a escucharlo entero o a no ponerlo directamente, no sé si me explico, quiero decir que necesitas tiempo y disposición para escucharlo, no es un disco lleno de singles, ni de hits en potencia, no te lo puedes poner para bailar, ni desfasar, es otra historia, necesita de tu complicidad y de tu entrega.

Esa sensación de dolor se ve acrecentada por las letras de las canciones que se intuyen inspiradas por desengaños o decepciones. Sin embargo, ya la propia portada del disco sugiere esa confianza en el amor señalada en el título del álbum... ¿Se puede considerar “That Creepy Hope On Love” un disco conceptual acerca del amor, sus consecuencias y la irremediable atracción que emana?

El disco habla del amor, eso está claro, del amor y del sexo en todas sus vertientes o en algunas de sus vertientes al menos. Habla de lo increíble que es encontrar a alguien y enamorarse, de esa sensación de estar como drogado, de sentirse poseído y de cómo el amor te duele y te engancha a la vez. El amor es un tema muy bueno sobre el que escribir porque es una sensación ambigua que provoca dolor y placer al mismo tiempo y a partes iguales. Los dibujos de portada son de mi novia, Eli y definen perfectamente que era lo que yo quería, porque son sucios y limpios, tristes y dulces, como nosotros, contradictorios dentro de una coherencia. Cuando vi el dibujo de la portada me emocioné, me hizo sentir muchas cosas, así que le pedí que nos dejara ponerlo en la portada y le pedí que hiciera el resto de dibujos del disco. Ella tiene mucho talento y creo que seguirá participando con nosotros en el futuro.

Utilizáis el inglés para componer. ¿Por qué elegisteis ese idioma? ¿Os encontráis más a gusto escribiendo en él o simplemente consideráis que es el que mejor casa con vuestra música?

Por la sonoridad. Yo hago muchos fraseados, algunas canciones son casi más susurradas o habladas que cantadas y el inglés es mejor para eso, es más líquido y deja que esa forma de hacer transcurra con más naturalidad.

Vosotros mismos os habéis encargado de la producción del disco. ¿Queríais hacerlo por vuestra cuenta o no encontrasteis a nadie idóneo para esta labor?

Sabíamos lo que queríamos pero no sabíamos como explicarlo, entonces antes de que alguien intentase lograr plasmar nuestra visión de nuestra música preferimos hacerlo nosotros mismos ¿Sabes?. El próximo disco lo haremos igual, queremos controlar eso; tal vez es que tampoco hemos encontrado a la persona idónea, puede que mañana lo hagamos, pero la verdad que ni nos lo planteamos, preferimos cocinar en nuestra cocina que sabemos donde están los cuchillos.

La producción da la sensación de, en ocasiones, tratar de aproximarse a un sonido prácticamente lo-fi (“Singsong For The Goodtimes”) y en otras pretender obtener un sonido más logrado. ¿Es lo que pretendíais? ¿Enfocasteis el disco como canciones sueltas o como un todo uniforme?

Primero pensé en las canciones una por una y las distribuí en el disco intentando que existiese una buena dinámica, que el orden arrastrase al oyente, lo guiase de alguna forma por el laberinto que estabamos creando y para eso pensé que tal vez podríamos diferenciar algunas canciones mediante el proceso de grabación y haciendo que se notase mucho. Por ejemplo esa canción que dices está grabada en directo, en una sola toma desde el W.C. del estudio, allí metido con un micro y una guitarra, lo que yo quería era que esa canción estuviese ahí para servir de puente entre la primera y la tercera canción del disco que tienen una producción mucho más trabajada, de este modo lográbamos un choque, una sorpresa.

Habladnos del proceso de grabación del disco. Según los créditos del álbum duró casi dos meses...

Fue largo porque yo estaba viviendo en el País Vasco por aquel entonces y tenía que desplazarme a Asturias para grabar y controlar un poco el tema, así que se alargó más de lo que queríamos. Luego está que le dimos bastantes vueltas y que pensábamos mucho en lo que queríamos hacer. Al final se quedaron unas 4 o 5 canciones fuera del disco porque no nos casaban dentro de él, alguna porque era muy pop, otra porque sonaba demasiado a esto o a esto otro, otra porque la batería no la debimos grabar de esta forma… le dimos bastantes vueltas hasta que quedó como queríamos.

Astro fue el sello que decidió editar vuestra música. ¿Qué podéis contarnos sobre el sello y vuestro fichaje?

Nacho, el teclista y yo estabamos emborrachándonos en La Plaza, el bar de Nacho de Manta Ray en Xixón y Roberto Nicieza de Astro estaba allí con unos amigos, entonces Scattini que es nuestro teclista puso la maqueta que habíamos grabado y Roberto empezó a discutir con sus amigos de si lo que sonaban eran Tindersticks o Sparklehorse o (Smog) o no se quien o no se cuantos, decían miles de nombres y ponían atención a la música pero no acertaban, estaban perdidos, hasta que le preguntaron a Scattini y este le dijo, “No, no, esto que suena son ese par de tíos de ahí”, entonces Roberto se acercó a nosotros y nos fichó.
Tenemos muy buena relación con la gente de Astro porque confían mucho en nosotros y nosotros en ellos y no nos agobiamos demasiado los unos a los otros, vamos haciendo nuestro camino juntos, con tranquilidad.

No os prodigáis demasiado en directo. Sin embargo, es un terreno en el que resultáis realmente hipnóticos. ¿A qué se debe la escasez de actuaciones de Lansbury? ¿Tenéis previsto realizar algún tipo de gira por España?

Nos encanta tocar en directo pero no queremos hacerlo de cualquier manera ni en cualquier condición, sólo hacemos los conciertos que nos interesan, cuando y donde queremos, porque nuestro rollo necesita de una complicidad como te decía antes y no te puedes plantear crear el ambiente idóneo en según que sala y según frente a que público. Somos muy escogidos para eso.
Ahora vamos a hacer 4 o 5 fechas junto a Mist y tocaremos en varios sitios, Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao…

Recientemente presentasteis en directo las canciones de “That Creepy Hope On Love” en Holanda, las críticas obtenidas no pudieron ser mejores. ¿Qué tal fue el periplo por los escenarios holandeses? ¿Qué diferencias existen entre el público holandes y el español?

Disfruté un montón tocando en Holanda, en total fueron 3 conciertos y estuvieron muy bien; la gente en Holanda es muy respetuosa, todo el mundo está en silencio, observando y escuchando atentamente. Pero también son un público exigente. Tuve la oportunidad de ver a alguna banda holandesa allí y son muy profesionales, con el sonido y la ejecución, muy perfecto todo. Yo les ofrecí otra cosa, más emoción, más entrega y la gente lo recibió muy bien. Volveré en cuanto tenga la oportunidad.

Teniendo en cuenta que Javier Otero es el encargado de componer las canciones y que, posteriormente se encarga de arreglarlas junto al resto del grupo ¿Podemos considerar a Lansbury como un proyecto personal de Javier Otero o preferís veros como una banda?

Así es, yo soy quien compone, pero no es que nos veamos como una banda es que somos una banda, con todo lo que ello implica. Lo que ocurre que yo formé el grupo, les fui buscando y les pedí que me hicieran caso y me lo han hecho, dejan que yo me encargue de componer y de manejar el tema de portadas y todo eso y luego otras decisiones las tomamos en grupo.

Algunas referencias se antojan evidentes pero... ¿Cuáles son los grupos que han influenciado a Lansbury?

Nunca hablamos de eso. Que sea la crítica y el público quien opine al respecto. Ya hablamos de influencias cuando sacamos la maqueta y cuando grabamos el E.P., quien no se halla enterado es su problema, ahora somos Lansbury y no queremos autorelacionarnos con nadie; si tu lo quieres hacer vale, pero no cuentes con nosotros, sobre todo porque tendría que ponerte una lista tan grande y tan dispar que no tendría ni fin, ni sentido aparente.

Habladnos de vuestros planes de futuro como banda

Crecer, ser mejores, sobrevivir, pelear, vacilar, grabar y tocar. Son muchos planes ¿No?.